Solo hay dos certezas en la vida: la muerte y los impuestos. A esta frase, atribuida a Benjamin Franklin, bien podríamos añadir una tercera certeza: Que Los Soprano es la mejor serie de la historia de la televisión.

En la lista publicada por The Guardian de las mejores series del siglo XXI la de David Chase está donde le pertenece, en lo más alto. Lógicamente, no puedo estar más de acuerdo. Para aseverar mi completo acuerdo con el diario británico, me alegro de que hayan restringido el ranking al siglo actual. Así me quito el marrón de escuchar otra vez al pequeño Rod Serling que se pone en mi hombro cada vez que pienso que Los Soprano es la mejor serie de todos los tiempos.

Rod Serling

Rod, get off my shoulder!

En el segundo puesto, The Wire. La aceptamos como runner up, venga. A partir de ahí ya se complica mucho más la cosa. Los británicos se pasan bastante con el sweeping home y bueno, ni están todas las que son ni son todas las que están.

Pero eso, como siempre, es cuestión de gustos. Excepto que Los Soprano debe, tiene, ha de ser siempre y obligatoriamente la número uno.