Frank Sinatra Frank Sinatra

Artículos

Sinatra, Hearst y Mayer

El Gran Leblogski

Publicado

“Sólo se vive una vez, pero si la has vivido como yo, es más que suficiente” parece que dijo Frank Sinatra en alguna ocasión. Frankie no es el único que podría haber afirmado tal cosa, pero sin duda razón no le faltaba.

Da igual que hayas pasado años escuchando su música, viendo sus películas y leyendo las mil y una anécdotas que han sido publicadas en libros, revistas y páginas web o contadas en diversos documentales; en cualquier momento el bueno de Frank puede dejarte con la boca abierta.

Los monólogos en sus conciertos son un buen ejemplo de ello. Divertidos, ácidos y destructivos. Durante la época de gloria del Rat Pack eran parte imprescindible del show. Junto a Dino, Sammy, Peter y Joey glorificaba el alcohol, el tabaco, el havin’ a good time all the time… y nadie que conozca un poco a Sinatra y su pandilla puede pensar que estaban representando un papel. Simplemente se limitaban a subirse al escenario y a ser ellos mismos.

A finales de los años 70 y durante los 80 Sinatra continuaba ofreciendo extraordinarias actuaciones. Puede que su voz no estuviera en las mismas condiciones que en décadas anteriores, pero no hace falta decir que aun así pocos rivales tenía encima de un escenario. Quien piense que el sexagenario Sinatra ofrecía interpretaciones autocomplacientes y aburridas no puede estar más equivocado.

Nunca dejó de probar arreglos distintos de sus temas favoritos, y aunque el setlist no fuese tan espectacular como en otros tiempos, musicalmente no decepcionaba. Y lo mejor de todo: en lugar de suavizar sus monólogos y comentarios, cada vez se mostraba más cafre y más bestia. Una buena prueba de ello se encuentra en el DVD que apareció hace algunos años dentro de la imprescindible caja “Sinatra: Vegas“.

Sinatra Vegas 1978

Cheers, Frankie.

El vídeo recoge una actuación de 1978 ofrecida en el mítico casino Caesar’s Palace. Un Sinatra relajado y por encima del bien y del mal habla y habla entre canción y canción. Cuando llega el momento de saludar a Orson Welles, que se encontraba entre el público y al que presenta diciendo que es uno de sus mejores amigos, un verdadero genio y un “gran tipo”, aprovecha para dedicar unas dulces palabras a William Randolph Hearst y a Louis B. Mayer: shmucks (indeseables, capullos en el sentido literal de la palabra yiddish), bums (algo así como parásitos), explica que Hearst se divertía enterrando gente (y seguro que no lo dice sólo en sentido figurado)… y bastantes cosas más que mi limitado conocimiento del slang Sinatra acierta a comprender pero no puede traducir con solvencia.

No es muy recomendable buscar resortes racionales para entender la forma de pensar y actuar de Frank.

Frank nunca tuvo buenas relaciones con el magnate periodístico. Tampoco le importaba mucho; en 1947 pegó un puñetazo a uno de los redactores de Hearst, lo cual no contribuyó mucho a mejorarlas. El propietario de San Simenon no dudó ni un instante en utilizar toda su maquinaria para destruir a Sinatra. Y casi lo consigue, como veremos en un próximo post.

Con Mayer, que era buen amigo de Hearst, también tuvo sus más y sus menos durante los rodajes de las películas que hizo para la Metro y hay que tener en cuenta que el máximo responsable de la MGM no trató excesivamente bien a su adorada Ava en los comienzos de su carrera artística.

Sea como sea, no es muy recomendable buscar resortes racionales para entender la forma de pensar y actuar de Frank. Siempre hizo y dijo lo que le apetecía en cada instante. Era tan, tan grande, que se lo podía permitir.

Comentarios

Escribe tu comentario

avatar

Artículos

Fred Astaire, Cyd Charisse y unas cuantas más

El Gran Leblogski

Publicado

Fred Astaire y Cyd Charisse - The Band Wagon

Cuantitativamente, es evidente que esta pareja no puede competir con la celebérrima Ginger y Fred, pero si hablamos de calidad, la cosa cambia. No seré yo quién diga nada en contra de las películas que protagonizó Astaire junto a Ginger Rogers. Adoro ‘Top Hat‘, ‘Shall We Dance‘, ‘The Gay Divorcee‘ y ‘Swing Time‘ y me gustan mucho las otras cuatro en las que aparecen juntos. Sin embargo el propio Fred Astaire, que sí parecía tenerlo claro, comentó en alguna ocasión que “When you’ve danced with her you stay danced with“.

Veamos, a través de una somera retrospectiva, algunas de las “competidoras” con las que tuvo que medirse Cyd para llegar a lo más alto en el ranking particular de Astaire.

Fred Astaire y Joan Fontaine - A Damsel in Distress

Fred Astaire con Joan Fontaine en “A Damsel in Distress”

Joan Fontaine. La incluyo en la lista como dato anecdótico, al ser quien bailó junto a Fred en su primer film sin Ginger. La futura Rebecca de Winter era bastante patosilla en lo que a la danza se refiere y ella misma dijo que su papel en ‘A Damsel in Distress‘ hizo retroceder su carrera cuatro años.

Fred Astaire y Paulette Goddard - Second Chorus

Fred Astaire con Paulette Goddard en “Second Chorus”

Paulette Goddard. Esto ya es otra cosa. Se defiende bastante bien en el número que hace junto a Astaire en ‘Second Chorus‘, aunque tampoco estaba llamada a convertirse en la nueva Terpsícore.

Fred Astaire y Eleanor Powell - Broadway Melody

Fred Astaire con Eleanor Powell

Eleanor Powell. Palabras mayores. Una de las bailarinas más importantes de los años 30. En mi opinión, la Gene Kelly femenina. Su estilo acrobático y atlético resultaba sencillamente espectacular, como puede verse en ‘Broadway Melody of 1940‘. Una lástima que abandonara el cine después de casarse en 1943 con Glenn Ford.

Fred Astaire y Rita Hayworth

Fred Astaire con Rita Hayworth

Rita Hayworth. Margarita baila, ¡y cómo baila! Que sea más conocida por su faceta dramática no debe hacernos olvidar que merece compartir podio con Ginger y Cyd. Las pruebas están en ‘You’ll Never Get Rich‘ y ‘You Were Never Lovelier‘.

Fred Astaire y Leslie Caron - Daddy Long Legs

Fred Astaire con Leslie Caron en “Daddy Long Legs”

Leslie Caron. Al igual que Cyd, contaba con un sólido background como bailarina de ballet clásico, aunque Leslie estaba más orgullosa de su carrera al lado de Kelly, Astaire, etc. que de su formación clásica. “I’m not a ballerina. I’m a hoofer” dijo. “Hoofer” es el término que se aplica a los tap dancers en Broadway. ‘Daddy Long Legs‘, además de ser la única que hizo con Fred, es mi favorita. En ‘An American in Paris‘ está igualmente espléndida pero no puedo dejar de pensar lo que habría hecho Cyd, que tuvo que rechazar el papel al encontrarse embarazada.

Más tarde, en la magnífica ‘Ziegfeld Follies‘ Fred Astaire comparte dos números con Lucille Bremer ( su misma partenaire en ‘Yolanda and the Thief‘) y por fin Cyd Charisse se cruza en su camino. Y digo “se cruza” sin ninguna retórica. Cyd aparece en dos ocasiones pero lo hace como bailarina de apoyo. En una de ellas, un bonito panegírico a las Ziegfeld Girls protagonizado por Fred Astaire, salen juntos en una pantalla por primera vez durante… cinco segundos más o menos.

Para no alargar esto demasiado y ya que de ‘The Band Wagon’ habíamos hablado antes, pasemos a la tercera y última vez que estos dos inimitables artistas trabajaron juntos en una película: ‘Silk Stockings‘, aquí en España llamada ‘La bella de Moscú’.

Fred Astaire y Cyd Charisse - Silk Stockings

Fred Astaire con Cyd Charisse en “Silk Stockings”

Cyd interpreta a Ninotchka Yoschenko, una agente soviética enviada a París. No hay que decir nada más para explicar que ‘Silk Stockings’ es un remake musical de la magistral ‘Ninotchka‘. El concepto es el mismo, pero como consecuencia de la necesidad de encajar los números musicales hay bastantes variaciones argumentales con respecto a la original.

Seguro que hay quién dirá que es una “obra menor” o incluso quién se la cargue directamente si la compara con la de Lubitsch, pero a mí me parece absolutamente deliciosa. Como curiosidad acerca de esta película, me aventuro a decir que es en la que más protagonismo tiene Cyd de todas las que rodó. Y para la historia queda la secuencia en la que ya seducida por el ambiente parisino cambia sus espartanas ropas por otras mucho más glamourosas, striptease incluido.

Continuar leyendo

Artículos

Viajando en el tiempo: Ziegfeld Follies

El Gran Leblogski

Publicado

Ziegfeld Follies - Moviecrazy

¿A quién no le gustaría poder viajar en el tiempo? Supongamos que elegimos el año 1916 y la ciudad de Nueva York como nuestro primer destino. Nos hacemos con un elegante atuendo y nos dirigimos a pasar la noche en Broadway, y cómo mejor que en un espectáculo Ziegfeld. Poco después de situarnos bien cerca del escenario vemos que se coloca a nuestro lado un hombre gordo y cincuentón, el cual ha reservado dos asientos, uno para él y otro para… su sombrero! Bueno, no le damos más importancia, pero nos fijamos en una de las coristas. Se parece mucho a Marion Davies. Rápidamente asociamos ideas y mirando de reojo al hombre que nos acompaña, descubrimos que es nada menos que William Randolph Hearst. Finalizado el show, y tras deslizar unos cuantos dólares en la mano de uno de los acomodadores, nos confirman el dato: Hearst lleva asistiendo desde hace tiempo día sí y día también al espectáculo, para ver en acción a Marion. Y a su ‘rosebud‘, nos quedaríamos pensando…

Esa sería una de las incontables historias que podríamos vivir si añadiéramos como bookmark en nuestra máquina del tiempo particular las producciones de Florenz Ziegfeld. Desde 1907 hasta su muerte en 1932 (aunque hubo otros que lo continuaron hasta mediados de los años 50), Ziegfeld ideó y puso en marcha una serie de espectáculos musicales inspirados en los Folies Bergères parisinos. Los números musicales y cómicos se renovaban anualmente y contaban con la participación de famosas personalidades del show business.

Pero ya puestos a sacar provecho de nuestros conocimientos actuales, lo más interesante sería observar cómo se comportaban encima del escenario algunas anónimas ‘Ziegfeld Girls’: Paulette Goddard, Joan Blondell, Barbara Stanwyck o Louise Brooks por poner unos cuantos ejemplos. Y digo bien observar, ya que las edades en las que participaban algunas de ellas sorprenden bastante. Brooks tenía alrededor de 15 años la primera vez que actuó allí, y Barbara Stanwyck solo 13. En descargo del amigo William diremos que Marion Davies ya había cumplido los 18 cuando su sombrero, él y ella se iban después de las representaciones al apartamento que tenía Hearst cerca de los teatros de Broadway.

Ziegfeld Girl - Moviecrazy

Cartel original de ‘Ziegfeld Girl’ (1941)

Hay varias películas dedicadas o relacionadas con los Ziegfeld Follies: The Follies Girl, Pretty Ladies(en la que trabaja una jovencísima Joan Crawford y también Norma Shearer, que curiosamente fue rechazada por el propio Florenz Ziegfeld), The Great Ziegfeld protagonizada por William Powell, Ziegfeld Girl con James Stewart, Judy Garland, Hedy Lamarr y Lana Turner, y Ziegfeld Follies que es un compendio de números humorísticos (excelente el de Red Skelton) y musicales inspirados en los originales, y en la que aparecen entre otros Fred Astaire, Gene Kelly, Cyd Charisse o Fanny Brice. Y hablando de ésta última, Funny Girl (la de Barbra Streisand) relata su vida en la etapa Ziegfeld con Walter Pidgeon encarnando al legendario productor.

Continuar leyendo

Trending

PÁGINA EN PRUEBAS - 2018 Moviecrazy - Sitio sin ánimo de lucro y libre de publicidad. Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños o autores. Privacidad - Cookies