Walt Disney y Louis Renault: ¿Principios? No, gracias.

¡ATENCIÓN! CONTIENE SPOILERS DE 'CASABLANCA'.

El poder sugestivo del buen cine está fuera de toda duda. No es necesario conocer el final de Casablanca para sentir simpatía por el capitán Louis Renault, sujeto abyecto donde los haya. Divertido e irónico, sí, pero sin ningún reparo para asesinar a sangre fría (Ugarte) o para utilizar su poder con el fin de conseguir favores sexuales por parte de mujeres desesperadas en situación límite.

Y, evidentemente, egoísta y amoral hasta el punto de confraternizar con el Tercer Reich si aquello podía servir sus intereses: "I have no conviction, if that's what you mean. I blow with the wind, and the prevailing wind happens to be from Vichy." Renault es un personaje ficticio, pero desgraciadamente hay y ha habido muchos como él en el mundo real. Walt Disney, por ejemplo.

Moviecrazy - Renault y Rick - Casablanca

Disney giró como una veleta al viento cuando se dio cuenta de que sus intereses económicos podían verse afectados al entrar Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. De habitual asistente a los mítines del "German American Bund" (asociación Nazi americana) y ferviente admirador de Leni Riefenstahl (Disney la recibió en sus estudios con los brazos abiertos en 1938, mientras que la mayor parte de la industria dio la espalda a la directora alemana) pasó a apoyar apasionadamente a los aliados, colaborando con varios cortometrajes animados a la propaganda de guerra producida en el país norteamericano.

Moviecrazy - Pato Donald Nazis

¿Había cambiado Disney de ideología? No lo creo, por el simple hecho de que probablemente nunca tuvo ninguna. Alemania se había convertido en pocos años en un suculento mercado para el codicioso animador, que no tenía problema en estrechar lazos con quien fuera con tal de obtener beneficio de ello. La propia Riefenstahl, que pretendía trabajar en Hollywood, comentó después de aquel episodio que Walt le dijo "admiro tus películas, pero tengo miedo de dañar mi reputación si te contrato."

Ya en pleno mccarthismo y, sin que pueda sorprender a nadie, Disney participó como testigo voluntario dando nombres y nombres de supuestos "activistas anti-americanos." ¿Destrozar las vidas de algunos colegas a cambio de salir indemne o incluso sacar tajada de la funesta caza de brujas? ¡Sin problema!

Afortunadamente y aunque no sea el comienzo de una bonita amistad, siempre nos quedarán sus maravillosas películas.

Sobre el autor /

Los más perspicaces habrán intuido que no utilizo mi verdadero nombre, pero tampoco lo hacía Cary Grant. Mi película favorita sigue siendo Casablanca.

¿Algo que comentar?

Participa dejando aquí tu comentario. La dirección de email no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Escribe aquí lo que quieras buscar