Nunca el título de una película sirvió tan perfectamente para definir a su protagonista. Y es que aunque solo fuera por Phantom Lady (llamada en España La dama desconocida) Ella debería estar en boca de todos los cinéfilos junto a Bette Davis, Katherine Hepburn, Carole Lombard, Greta Garbo, Marlene Dietrich y el largo etcétera que todos tenéis en mente.

Vale, vale, no encendamos las antorchas tan pronto. Quizá haya exagerado un poquito. Pero da igual, aunque no quizá no esté a la altura de todas las colosas mencionadas, Ella Raines merece muchísimo más reconocimiento del que tiene (si es que tiene alguno).

1944 fue su año. Ella participó en tres grandes películas: además de la mencionada Phantom Lady, pequeña obra maestra del cine negro dirigida por Robert Siodmak, que protagonizó junto a Franchot Tone, Elisha Cook Jr. y Alan Curtis (¿no se parece un poco DiCaprio a este actor?) también podemos verla en Hail the Conquering Hero del grandísimo Preston Sturges y junto a John Wayne en el western Tall in the Saddle.

Poster Phantom Lady - La dama desconocida

Más tarde en 1947 rodó junto a Burt Lancaster otra joya del film noir, Brute Force, dirigida por Jules Dassin con guion de Richard Brooks, retirándose en 1956 tras participar en un buen puñado de películas de serie B y en varias series de television.

Tráiler de Brute Force. (No pongo el de Phantom Lady por los spoilers que contiene)

Para los que gusten de conocer las preferencias políticas de un artista antes de decidir si les gusta o no, que sepan que Ella era muy, muy Republicana y extremadamente anti-commie. Yo qué queréis que os diga, sigo adorando a Maggie de Northern Exposure incluso después de saber que Janine Turner hace que a su lado Esperanza Aguirre parezca Dolores Ibárruri.