Perdición (Double Indemnity, 1944) no es mi película favorita de Billy Wilder; ese título pertenece a Con faldas y a lo loco. Tampoco es mi película predilecta de Barbara Stanwyck; Bola de fuego sería la elegida si me preguntaran al respecto. De Fred MacMurray probablemente sí, pero no es un dato relevante. Eddy G. Robinson también las hizo mejores, incluso de secundario, en mi humilde opinión. Entonces, ¿qué hace que Perdición sea una de mis 10 pelis de isla desierta?

Moviecrazy - Perdición - Fred MacMurray y Edward G. Robinson

Dos son compañía, tres son multitud.

La suma de los factores sí altera el producto en ese caso. Mucho se ha hablado, y con razón, del excelente guión de Wilder y Raymond Chandler (con las mil y una anécdotas que acaecieron durante la escritura del mismo) pero por muy bueno que fuera lo escrito, sigo pensando que el secreto del éxito de Perdición se encuentra en el cast.

James M. Cain, el autor del libro en el que está basado Perdición, quedó tan contento con el resultado que vio la película varias veces seguidas

Phyllis ha-de-ser Stanwyck, no puede ser otra. Barton Keys y el hombrecito que lleva dentro no podrían haber sido interpretados por otro que no fuera Edward G. Robinson. Pero el gran acierto y lo que hace tan especial Perdición es Fred MacMurray. Bien es sabido que no fue la primera elección para interpretar al insidioso Walter Neff, pero estamos hablando del Hollywood de principios de los años 40. ¿Qué quiero decir con eso? Que Wilder tenía a, tirando por lo bajo, al menos treinta o cuarenta posibles candidatos mejores que MacMurray para dar vida a un individuo como Neff. Sin embargo, Fred fue el elegido. Billy iba camino de  convertirse en uno de los mejores directores de la historia for a reason. Genial.

SPOILER FREE

No es que no tenga ganas de seguir escribiendo de esta inimitable película, pero ¡qué difícil es hacerlo sin desvelar nada que considere importante! Cualquier mínimo detalle ha de ser, necesariamente, descubierto por el ávido espectador. Y ya que tampoco voy a descubrir nada a los indemnitiers (¿existirán?), así que me retiro a contemplar una vez más a PhyllisWalter, y Barton.