Parafraseando a Cogsworth (¿Ding Dong? ¡No!), «if it’s not baroque, don’t fix it». El juego de palabras, de imposible traducción debido a la pronunciación similar en inglés de ‘baroque’ (barroco, como estaba explicando nuestro querido reloj a Bella en su tour por el castillo) y ‘broke’ (roto) viene del dicho anglosajón «if it’s not broke, don’t fix it»: si no está roto, no lo arregles.

Los angloparlantes utilizan dicha expresión cuando quieren decir que no tiene sentido arreglar, modificar o incluso mejorar algo que está bien como está. Y qué mejor ejemplo que la propia La Bella y la Bestia. No es que no estuviera rota; la película de animación de Disney estrenada en 1991 roza la perfección y, para el que escribe, es uno de los 10 mejores films de la historia del cine.

La bella y la bestia 1991

Con lo bien que estábamos, Bella…

No estoy solo. Quizá los miembros de la AMPAS no hayan destacado por ser visionarios de criterio impecable. Más bien todo lo contrario, pero con La Bella y la Bestia acertaron de lleno: fue la primera película de animación que optó al Oscar a la mejor película. Tuvieron que pasar nada menos que 18 años para que otra película desprovista de actores de carne y hueso (Up) volviera a estar nominada para llevarse el premio gordo de la ceremonia.

Primer tráiler

Acaba de salir el primer tráiler de lo que podremos ver a partir del 17 de marzo de 2017. Si el teaser no presagiaba nada bueno, estos dos minutos consiguen que se me haga un nudo en el estómago, no causado por la emoción precisamente.

Al menos, espero que aquí no tengan los candelabros de volver a cambiar ‘Be Our Guest‘ por ‘¡Qué festín!‘ y rezaremos para que hagan un doblaje menos «imaginativo» que el de 1991, el cual pasará a la historia como uno de los mayores atentados contra el trabajo original de un artista.