Dama por un día vs. Un gangster para un milagro

Pobre Frank Capra. Si alguien merecía un final plácido y tranquilo para su carrera como director, ese era el bueno de Frank, un tipo que había hecho tanto por el Séptimo Arte, por su país y por la libertad. ¿Dónde está el karma cuando se le necesita? Vale, imagino que si hay algún Caprófilo (sí, no suena nada bien, mejor Capriano) leyendo estas líneas habrá levantado una ceja recordando que el realizador italoamericano también ponía bastante de su parte para que muchos de los rodajes acabaran como el rosario de la Aurora (véase como ejemplo Sucedió una noche) pero eso, como diría Moustache, es otra historia. Bueno, quizá no, pero aquí hemos venido a hablar de Lady for a Day y de A Pocketful of Miracles.

¿Habrá alguien en su sano juicio que prefiera la segunda (el remake) a la primera? Probablemente no, pero como yo no estoy en mi sano juicio, y a riesgo de excederme en mi papel habitual de abogado del diablo, he de decir que prefiero la película protagonizada por Bette Davis y Glenn Ford.

Que nadie me malinterprete: la peli de 1933 sigue siendo para mí de visión (sí, yo veo las películas, no las visiono) obligada al menos una vez al año y sin excepción lloro al final como una magdalena, además de reír mucho durante todo el metraje. May Robson es adorable, mejor no lo podría haber hecho, como Apple Annie y como Mrs. E. Worthington Manville. Walter Connolly, hilarante Conde Romero, está, como de costumbre, sobresaliente. Y qué decir del inolvidable "juez" Henry D. Blake; Guy Kibbee lo clava. Glenda Farrell es una estupenda Missouri Martin y Warren William hace un magnífico Dave the Dude (sí, hubo en el cine un famoso "dude" antes de Lebowski).

Dicho esto, me pregunto quién me mandaría escribir antes que prefiero el remake de 1961. Quizá porque la vi antes que la otra, quizá porque soy un megahiperfan de Bette Davis. Quizá por preferir la imperfección antes que el diabólico mecanismo de relojería que se sacó Capra de la manga en 1933 creando uno de los films más divertidos y emocionantes de la historia del cine, quizá... quizá vamos a dejarlo mejor en un empate. Maldito Frank, qué grande eras.

Sobre el autor /

Los más perspicaces habrán intuido que no utilizo mi verdadero nombre, pero tampoco lo hacía Cary Grant. Mi película favorita sigue siendo Casablanca.

2 Comentarios

  • Joan G.

    5 meses ago

    No he visto dama por un día peor un gangster para un milagro me gusta mucho.

  • El Gran Leblogski

    5 meses ago

    ¡Hola, Joan! ¡Deberías poner remedio a eso cuanto antes! Si no me equivoco, creo que está disponible en Filmin. ¡Saludos!

¿Algo que comentar?

Participa dejando aquí tu comentario. La dirección de email no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Escribe aquí lo que quieras buscar