Uno, dos, tres: ¿Es o no es una de las mejores películas de Billy Wilder?

Vaya por delante que, aunque sea yo quien firme estas líneas y un poco más arriba aparezca la palabra "críticas", no me considero en absoluto un crítico de cine. Lo de "críticas" es simplemente una manera de organizar esta humilde web en categorías, que de alguna manera había que hacerlo. Quizá sería más acertado utilizar "comentarios" como parte de la nomenclatura, pero se podría confundir con lo que amablemente escriben para participar aquí algunos generosos lectores. "Reseñas" también serviría, pero como tengo auténtica tirria a esa palabra va a ser que tampoco.

¿Y a qué viene una demostración de andarse por las ramas que dejaría a Tarzán como un mero aficionado cuando supuestamente se iba a hablar de una película de Billy Wilder?

No echéis la culpa a Mame, que la tiene el propio director de Uno, dos, tres. Y su guionista, I. A. L. Diamond. Y James Cagney. Y... vale, suelto la liana; creo que se entiende. La culpa es de ellos por hacer una película tan deliciosa y divertida, que durante mucho tiempo fue considerada incomprensiblemente como una "obra menor" en la filmografía del realizador de origen austriaco. ¿Una obra menor Uno, dos, tres? Mis ******* treinta y tres.

Billy Wilder Uno, dos, tres - Poster original alemán
Cartel original alemán de One, Two, Three.

No hacía falta ser François Truffaut para darse cuenta que esto no es, de ninguna manera una obra menor. Ni siquiera estar pegadita cronológicamente a El Apartamento debería haber distraído las infalibles dotes analíticas de esos críticos omniscientes que tanto gustan de diseccionar las obras de los demás como si fueran ranas en un frío laboratorio.

¿La has visto? ¡Puntúala!

Pincha en una estrella para puntuar

Puntuación media: 5 / 5. Número de votos: 7

¡Sé el primero en puntuar!

Y no es que me parezca mal que tengan su opinión, por muy distinta que pueda ser de la mía. Véase, sin ir más lejos, la posibilidad que se ofrece de puntuar la película, incluso con una mísera estrella, a cualquiera que pase por aquí. Lo que nunca podré soportar es el tufillo condescendiente y arbitrario de muchos de los que se han dedicado a escribir acerca de esto del cine.

Afortunadamente, la opinión generalizada sobre Uno, dos, tres ha cambiado con el paso del tiempo y ahora es difícil encontrar un "crítico" o un simple aficionado al cine con ganas de menospreciar esta grandísima peli.

Sobre el autor /

Los más perspicaces habrán intuido que no utilizo mi verdadero nombre, pero tampoco lo hacía Cary Grant. Mi película favorita sigue siendo Casablanca.

¿Algo que comentar?

Participa dejando aquí tu comentario. La dirección de email no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Escribe aquí lo que quieras buscar