Si estuviera tan enfermo como para realizar un ranking de los mejores comentarios en audio incluidos en los DVD y Blu-Ray que tengo, el de Espartaco se colocaría sin ninguna duda en el primer puesto. De todos es conocido lo complicado que resultó el rodaje de esta película, así que después de más de tres horas contemplando las andanzas del gladiador me decidí a comprobar qué tenía que contar Kirk Douglas como actor y productor, Peter Ustinov como actor y guionista no acreditado, el productor Edward Louis, Saul Bass y por último Howard Fast, autor del libro en el que se basó Dalton Trumbo para escribir el guión.

Mucha gente para un solo comentario, ciertamente. Y menos mal que grabaron sus partes por separado, porque si no aquello hubiese acabado peor que lo que tuvo que ser la creación de la película en sí. No faltan infinidad de fascinantes detalles y anécdotas acerca del antes, durante y después de la producción y especialmente del revuelo que causó que el black-listed Trumbo apareciera por primera vez en diez años con su verdadero nombre en unos títulos de crédito. Pero lo más interesante, al menos para mí, son las toneladas de mala leche que destilan todos los participantes cuando abren la boca, especialmente Howard Fast y Peter Ustinov.

Moviecrazy - Espartaco - Peter Ustinov - Kirk Douglas

Kirk Douglas y Peter Ustinov en el set de Espartaco

Fast se pasa todo el comentario criticando destructivamente. Cualquier escena ideada por Trumbo es basura para él, de Kirk dice que es un actor poco expresivo y le acusa de no haber sabido encarnar a «su Espartaco«. Tampoco le gusta Jean Simmons, dice que muchos de los diálogos son ridículos (los que no son suyos claro está), el diseño de producción no le convence, ve fallos por todos lados… y curiosamente la parte que más le gusta es la primera lucha a muerte de los gladiadores que, según él, «es exacta a como aparece en mi libro«.

Charles Laughton en Espartaco

Charles Laughton en ‘Espartaco’

Peter Ustinov no se queda muy atrás, pero lo hace con mucha más gracia. Se ve que no es un hombre de los que olvidan, y además de aportar datos históricos y reflexionar entre otras cosas sobre el parecido entre la Roma antigua y los Estados Unidos actuales se despacha a gusto con Charles Laughton y otros miembros del rodaje.

No sé de quién habrá sido la idea de hacer algo así, pero si todavía conserva su trabajo sería interesante que preparara algún otro documento de esta índole. Los admiradores de la película comentada se lo agradecerían mucho y los detractores, aún más.