Pobre Veronica Lake. Tan guapa, delicada y menuda ella. Con esa aterciopelada voz y carita de no haber roto un plato en su vida. Y sobre todo, ¡qué incomprendida! Veamos algunas de las lindezas que le dedicaron sus compañeros de trabajo.

Para empezar, Fredric March solía llamar a la película que habían protagonizado juntos ‘I Married a Bitch’ en lugar de su título real, I Married a Witch. Y si March acabó hasta la coronilla de Veronica fue porque Joel McCrea, su compañero en ‘Sullivan’s Travels‘ (1941) y que al que se le ofreció el papel en “I Married…” se negó a volver a rodar con ella, aunque años después se encontrarían de nuevo en ‘Ramrod‘ (1947). Y siguiendo con el término acuñado el infortunado March, Eddie Bracken dijo después de trabajar con ella en ‘Star Spangled Rhythm‘ (1942): “Veronica era conocida con el sobrenombre de The Bitch y ¡se lo merece!”.

Veronica Lake - Me enamore de una bruja - Poster

También parece que Alan Ladd, con el que protagonizó varias películas, no la tenía demasiado aprecio aunque por lo visto fue menos explícito al valorar a su compañera, todo lo contrario que el escritor Raymond Chandler. Durante el rodaje de ‘The Blue Dahlia‘, para la que escribió el guión, solía llamar a Veronica “Moronica (estúpida) Lake“.

Sea como sea, lo mejor es pasar por alto pequeñas ‘rencillas’ sin importancia y ver una vez más lo bien que estaba en la imprescindible ‘Los Viajes de Sullivan‘ o en ‘I Married a Bitch‘. Perdón, Witch.