¿A quién no le gustaría poder viajar en el tiempo? Supongamos que elegimos el año 1916 y la ciudad de Nueva York como nuestro primer destino. Nos hacemos con un elegante atuendo y nos dirigimos a pasar la noche en Broadway, y cómo mejor que en un espectáculo Ziegfeld. Poco después de situarnos bien cerca del escenario vemos que se coloca a nuestro lado un hombre gordo y cincuentón, el cual ha reservado dos asientos, uno para él y otro para… su sombrero! Bueno, no le damos más importancia, pero nos fijamos en una de las coristas. Se parece mucho a Marion Davies. Rápidamente asociamos ideas y mirando de reojo al hombre que nos acompaña, descubrimos que es nada menos que William Randolph Hearst. Finalizado el show, y tras deslizar unos cuantos dólares en la mano de uno de los acomodadores, nos confirman el dato: Hearst lleva asistiendo desde hace tiempo día sí y día también al espectáculo, para ver en acción a Marion. Y a su ‘rosebud‘, nos quedaríamos pensando…

Esa sería una de las incontables historias que podríamos vivir si añadiéramos como bookmark en nuestra máquina del tiempo particular las producciones de Florenz Ziegfeld. Desde 1907 hasta su muerte en 1932 (aunque hubo otros que lo continuaron hasta mediados de los años 50), Ziegfeld ideó y puso en marcha una serie de espectáculos musicales inspirados en los Folies Bergères parisinos. Los números musicales y cómicos se renovaban anualmente y contaban con la participación de famosas personalidades del show business.

Pero ya puestos a sacar provecho de nuestros conocimientos actuales, lo más interesante sería observar cómo se comportaban encima del escenario algunas anónimas ‘Ziegfeld Girls’: Paulette Goddard, Joan Blondell, Barbara Stanwyck o Louise Brooks por poner unos cuantos ejemplos. Y digo bien observar, ya que las edades en las que participaban algunas de ellas sorprenden bastante. Brooks tenía alrededor de 15 años la primera vez que actuó allí, y Barbara Stanwyck solo 13. En descargo del amigo William diremos que Marion Davies ya había cumplido los 18 cuando su sombrero, él y ella se iban después de las representaciones al apartamento que tenía Hearst cerca de los teatros de Broadway.

Ziegfeld Girl - Moviecrazy

Cartel original de ‘Ziegfeld Girl’ (1941)

Hay varias películas dedicadas o relacionadas con los Ziegfeld Follies: The Follies Girl, Pretty Ladies(en la que trabaja una jovencísima Joan Crawford y también Norma Shearer, que curiosamente fue rechazada por el propio Florenz Ziegfeld), The Great Ziegfeld protagonizada por William Powell, Ziegfeld Girl con James Stewart, Judy Garland, Hedy Lamarr y Lana Turner, y Ziegfeld Follies que es un compendio de números humorísticos (excelente el de Red Skelton) y musicales inspirados en los originales, y en la que aparecen entre otros Fred Astaire, Gene Kelly, Cyd Charisse o Fanny Brice. Y hablando de ésta última, Funny Girl (la de Barbra Streisand) relata su vida en la etapa Ziegfeld con Walter Pidgeon encarnando al legendario productor.