Un ejemplo que me temo que nunca cuajará. Ni aquí, ni probablemente en ninguna parte del mundo. Un político respetuoso. Un buen hombre. Produce verdadera pena recordar los detalles de aquella campaña electoral y compararla con lo que lamentablemente tenemos que aguantar no ya solo en nuestras campañas electorales, sino en el día a día de la política.

Quien no sepa de lo que hablo ya tarda en comprar o alquilar o lo que sea el extraordinario telefilm “Game Change, en el que se narran maravillosamente los pormenores de la campaña de la elecciones presidenciales americanas de 2008. Ed Harris interpreta excepcionalmente a McCain y Julianne Moore a… bueno, mejor no manchar estos pixels nombrando a la innombrable. Mientras tanto, el verdadero John McCain en uno de los momentos más emocionantes que he podido ver en política.

“Game Change” es, en mi opinión, el mejor telefilm producido en los últimos diez años y verlo una vez más servirá perfectamente como homenaje a un hombre al que probablemente yo nunca hubiera votado pero que cuya desaparición me ha hecho sentir mucha más lástima de lo que podría haber imaginado.