Moviecrazy - Marilyn Monroe - The Final Days Moviecrazy - Marilyn Monroe - The Final Days

Cine - Críticas

Documental imprescindible – Marilyn Monroe: The Final Days

El Gran Leblogski

Publicado

Un documental de casi dos horas acerca de los últimos meses de vida de Marilyn, que además incluya un montaje especial de Something’s Got to Give con los 37 minutos que se conservan de la película tal y como George Cukor la rodó no puede ser otra cosa que imprescindible.

The Final Days está narrado por James Coburn y no se centra en averiguar quién o qué mató a Marilyn si no en contar mil y una anécdotas del truculento rodaje de la que iba a ser la siguiente película de Marilyn después de Vidas rebeldes (The Misfits, 1961). Muchas de ellas están relatadas por los propios protagonistas (de ambos lados de la cámara) como la gran Cyd Charisse, el médico personal de Marilyn Hyman Engelberg, dos de los productores de la película, etc.

Cuando terminas de verlo, la sensación que deja es agridulce. El final de Marilyn incluso se hace más duro después de comprobar que para nada era una dumb blonde. Caprichosa, sí, pero tremendamente humana y encantadora en el más amplio sentido de la palabra.

1 Comentario

1
Escribe tu comentario

avatar
1 Hilos en los comentarios
0 Comentarios respondidos
0 Seguidores
 
Comentario viral
Hilo más comentado
newest oldest most voted
Jack0
Miembr@
Jack0

Conoczo el documental, imprescindible, en efecto.

Cine - Críticas

Screwball Comedies: Libeled Lady (Una mujer difamada)

El Gran Leblogski

Publicado

Moviecrazy - Libeled Lady Poster

Géneros cinematográficos hay muchos y cada cual tiene sus preferidos. En mi caso, reconozco que el neorrealismo italiano es necesario y que el expresionismo alemán no puede faltar en ninguna videoteca que se precie; creo que la vida sin musicales sería mucho más aburrida y es complicado concebirla sin que se crucen en tu mente cientos de fotogramas llenos de humo y femmes fatales sacados directamente del cine negro. Los buenos dramas nos hacen reflexionar sobre cosas que pasamos por alto en nuestro rutinario día a día, al igual que el cine de ciencia ficción nos traslada a lugares imaginarios donde poder soñar, aunque a veces nos recuerden demasiado las miserias del mundo en el que vivimos… pero donde esté una buena screwball comedy, ¡que se quite todo lo demás!

Son necesarias, no pueden faltar en ninguna colección, la vida sería mucho más aburrida sin ellas, también hay humo y mujeres fatales (aunque fatalmente divertidas en este caso), nos hacen reflexionar mucho más de lo que creemos, nos llevan a otros mundos… y la miseria llega justo cuando las palabras “The End” aparecen en la pantalla.

Libeled Lady (1936) no es de las más conocidas, pero puede mirar de igual a igual a His Girl Friday, It Happened One Night, Bringing Up Baby, My Man Godfrey, Nothing Sacred o Easy Living por poner unos cuantos ejemplos. Cuenta con un guión a prueba de bombas (que no de carcajadas) y un reparto de auténtico lujo: Jean Harlow (que está excelente y mucho menos platino que en otras películas), Spencer Tracy y la inseparable pareja formada por William Powell y Myrna Loy que, si mal no compruebo, trabajaron juntos en nada menos que en 14 ocasiones.

Moviecrazy - Libeled Lady - William Powell, Myrna Loy, Walter Connolly

William Powell, Myrna Loy y Walter Connolly

La trama no la voy a desvelar pero cuenta con todos los ingredientes típicos de estas comedias: enredos, dobles, triples y cuádruples sentidos, algo de romanticismo, gente con apariencia “normal” que se comporta de manera completamente estrafalaria y, por supuesto, ricos absolutamente estúpidos y ridículos. Desde luego, no me extraña que el Comité de Actividades Anti-Americanas acabara centrando su atención en Hollywood. No sólo las películas escritas o dirigidas por emigrantes europeos izquierdistas atacaban directa e indirectamente a las clases altas americanas. Complicado es encontrar una screwball comedy en la que no salgan malparados y eso no debía hacer mucha gracia a según qué gente con bastante poder económico y político y fieles defensores de la “moral” y el orden establecido.

Volviendo a los protagonistas, hay algo que funciona a la perfección en esta película: la contraposición entre Harlow (voluptuosa, mundana, gritona y algo vulgar) y Myrna Loy, todo elegancia, glamour y sofisticación. Y por otro lado Spencer Tracy ejerciendo, como era habitual en él, de hombre de la calle contra el siempre inmaculado y cáustico gentleman Powell. Por último, y siguiendo el libro de la perfecta screwball comedy, al menos un secundario de lujo tenía que aparecer. En esta ocasión es Walter Connolly el que ejerce tal papel.

Leer artículo

Cine - Críticas

Amanda: Fred Astaire y Ginger Rogers en un ‘screwball musical’

El Gran Leblogski

Publicado

Amanda - Ginger Rogers y Fred Astaire - MOVIECRAZY

Hay que ver lo bien que se le daba a Ginger Rogers hacer el tonto. Y no me refiero a su lamentable implicación en la “caza de brujas” ni al atrevimiento de llamar “snippy” (algo así como “impertinente”) a Katharine Hepburn, con la que trabajó en Stage Door. En esa película Adolph Menjou era el protagonista masculino y conociendo un poco su ideología, que hacía que a su lado la ultra republicana Rogers pareciera Stalin, la pobre Kate debió de alucinar durante el rodaje de la misma.

Pero a lo que vamos. Carefree (llamada Amanda en España) no es un film que suela posicionarse entre los mejores del tándem AstaireRogers, sino más bien todo lo contrario. Sí, está dirigida por el gran Mark Sandrich al igual que The Gay Divorcee, Top Hat, Follow the Fleet o Shall We Dance y no faltan unos cuantos bailes, pero más que un musical podríamos decir que nos encontramos ante una screwball comedy en toda regla. Hay psiquiatras (Astaire), enfermeros locos, jueces al borde del ataque de nervios, aparece por ahí Franklin Pangborn, del personaje guaperas que siempre está fuera de lugar se encarga Ralph Bellamy y Ginger nos brinda unos cuantas inolvidables escenas actuando bajo la hipnosis del Dr. Astaire.

Cartel original de la película

No es complicado imaginar a Carole Lombard o a la propia Katharine Hepburn en el papel de Rogers y, por qué no, a Cary Grant o Fredric March sustituyendo a Fred. Pero está bien así; de otro modo nos perderíamos un par de números que valen su minutaje en oro y otra gran banda sonora compuesta por Irving Berlin.

Leer artículo

Cine - Críticas

Kirk Douglas y Burt Lancaster: Dos tipos duros

El Gran Leblogski

Publicado

Kirk Douglas y Burt Lancaster - Dos tipos duros

Tras el quiz especial, continuamos rindiendo tributo a uno de nuestros dos centenarios favoritos del Hollywood clásico recordando el último de los siete films (no memoricéis este dato, es una de las preguntas del quiz) que realizó junto a Burt Lancaster.

Tough Guys se estrenó en Estados Unidos a finales de 1986, con Lancaster a punto de cumplir 73 años y Kirk, evidentemente, cerca de llegar a los setenta. Les acompañan en esta entretenida comedia Eli Wallach (lo siento, también pregunta de quiz) haciendo las veces de delirante enemigo de los dos protagonistas, Charles Durning y un joven Dana Carvey al que le quedaba poco para convertirse en una mega estrella gracias a su participación en Saturday Night Live.

Tough Guys - Cartel - Kirk Douglas y Burt Lancaster

Cartel original de la película

El argumento: dos gánsteres (RAE, ¿por qué nos haces estas cosas a veces?) salen de prisión tras cumplir una condena de treinta años. Lo que se encuentran fuera es algo terrorífico, espeluznante: los años 80. Vista ahora, la película tiene el aliciente de poder comprender mejor lo que sienten dos personas de otra época trasladadas a un mundo de sintetizadores, rap, spandex y peinados imposibles, todo ello aderezado con una gama cromática que hace que los diseños de Ágatha Ruiz de la Prada parezcan sobrios y comedidos.

La película está realizada por Jeff Kanew, que ya había trabajado con Kirk Douglas anteriormente en La fuga de Eddie Macon y dirigió en 2009 tanto las representaciones de Before I Forget como el excepcional documental homónimo, y bueno, casi ni me voy a molestar en mirar si ganó o estuvo nominado a algún premio al mejor director del año. Tampoco importa mucho; ésta es una de esas cintas que se hubiera dirigido casi sola.

Kirk Douglas en Before I Forget

Kirk Douglas representando ‘Before I Forget’

De acuerdo, no es el mejor film que hicieron juntos estos dos astros de la gran pantalla pero sí es, sin lugar a duda, el más divertido. Además, en ningún momento tenemos la sensación de asistir a una parodia de ellos mismos, cosa que sí sucede con otros actores en otras películas que prefiero no mencionar.

Leer artículo

Trending