Un documental de casi dos horas acerca de los últimos meses de vida de Marilyn, que además incluya un montaje especial de Something’s Got to Give con los 37 minutos que se conservan de la película tal y como George Cukor la rodó no puede ser otra cosa que imprescindible.

The Final Days está narrado por James Coburn y no se centra en averiguar quién o qué mató a Marilyn si no en contar mil y una anécdotas del truculento rodaje de la que iba a ser la siguiente película de Marilyn después de Vidas rebeldes (The Misfits, 1961). Muchas de ellas están relatadas por los propios protagonistas (de ambos lados de la cámara) como la gran Cyd Charisse, el médico personal de Marilyn Hyman Engelberg, dos de los productores de la película, etc.

Marilyn Monroe - Something's Got to Give

Marilyn Monroe en «Something’s Got to Give»

¿La has visto? ¡Puntúala!

Pincha en una estrella para puntuar

Puntuación media: 4 / 5. Número de votos: 1

Cuando terminas de verlo, la sensación que deja es agridulce. El final de Marilyn incluso se hace más duro después de comprobar que para nada era una dumb blonde. Caprichosa, sí, pero tremendamente humana y encantadora en el más amplio sentido de la palabra.