Moviecrazy - Melodias de Broadway 1955 Poster Moviecrazy - Melodias de Broadway 1955 Poster

Críticas

Clásicos Musicales: The Band Wagon (1953) – ¿Mejor que ‘Singin’ in the Rain’?

El Gran Leblogski

Publicado

¿Cómo podía haber tanto talento acumulado en algunas películas del Hollywood clásico? Cuando he vuelto a ver The Band Wagon para escribir este post, me han dado ganas de arrodillarme delante del televisor y dar gracias por tener la oportunidad de disfrutar de esta obra de arte. Pero, ¿a quién debería ir dedicado mi agradecimiento? ¿A Vincente Minnelli por dirigirla? ¿A Fred Astaire y Cyd Charisse por como actuaron y bailaron? ¿A Arthur Schwartz y Howard Dietz por componer la música y escribir las letras de todas esas canciones inolvidables? ¿No se lo merecen igualmente los maravillosos “secundarios” James Buchanan, Oscar Levant y Nanette Fabray? ¿O Michael Kidd, que coreografió los mágicos números musicales? Claro que, ¿cómo olvidar a los guionistas Adolph Green y Betty Comden?

Quizá el productor Arthur Freed sea el candidato ideal a quien dedicar el pequeño homenaje que representan estas líneas. O puede que no, ya que con semejante lista de artistas y colaboradores, era imposible que el resultado final no fuera extraordinario. The Band Wagon es en mi opinión, junto con Singin’ in the Rain, el mejor musical jamás rodado.Si en Cantando Bajo la Lluvia se hacía una acertada disección de los entresijos cinematográficos tomando como excusa el paso del cine mudo al sonoro, The Band Wagon nos brinda la ocasión de presenciar todas las vicisitudes de la preparación y montaje de un espectáculo en Broadway.

Moviecrazy - Melodias de Broadway 1955 Astaire-Charisse

Fred Astaire interpreta a Tony Hunter, una estrella de cine venida a menos al que ofrecen protagonizar una obra musical escrita por Lester (Oscar Levant) y Lily (Nanette Fabray) Marton y dirigida por el polifacético e imprevisible Jeffrey Cordova (James Buchanan). Para acompañar a Hunter consiguen que Gabrielle Gerard (Cyd Charisse), una importante bailarina clásica, acepte participar en la obra.

Pero, ¿no había empezado Cyd su carrera profesional de manera parecida? Y… ¿no se encontraba Fred en una situación similar a la de su personaje? La respuesta es afirmativa en ambos casos, y no acaban ahí los parecidos con la vida real. Los Marton no son otra cosa que álter egos de Adolph Green y Betty Comden. Y Cordova es un trasunto de José Ferrer, que en esa época llegó a dirigir al mismo tiempo tres representaciones distintas mientras protagonizaba una cuarta.

En el caso de Astaire, las semejanzas con su biografía personal aparecen durante casi todo el film. En la primera escena se subasta un bastón, unos guantes blancos y un sombrero de copa pertenecientes a la época dorada de Tony Hunter y más concretamente a Swingin’ Down to Panama en clara referencia a Flying Down to Rio. En la segunda, dos tipos hablan de él como “aquel actor tan conocido quince años atrás, pero que está acabado” y después, reproduciendo lo que pensaba Fred acerca de trabajar con Cyd, Hunter tiene miedo de bailar junto a Gabrielle por si no consigue estar a la altura de las circunstancias y también porque cree que es más alta que él.

Moviecrazy - Fred Astaire y Cyd Charisse en The Band Wagon

Todos los números musicales, sin excepción, son fantásticos. Astaire en A Shine on Your Shoes junto a Leroy Daniels que, con la ficción imitando a la realidad una vez más, era limpiabotas y no actor profesional. Astaire y Charisse en Dancin’ in the Dark (según cuenta la propia actriz en un extra incluido en el DVD, es su número favorito de toda su trayectoria), el famosísimo That’s Entertainment, Triplets, el final apoteósico con Girl Hunt… ¡Insuperable!

Si te aburres viendo esta película, consulta con tu médico o farmacéutico.

Cuesta creer que películas como esta se hicieran pensando principalmente en el público y no dejara de ser una producción diseñada para generar beneficios. Cómo han cambiado los tiempos. Get Aboard! The Band Wagon es el título del documental que mencionaba antes y además de las impagables declaraciones de Cyd y otros protagonistas, hablan de la enorme campaña publicitaria que acompañó al estreno de la película. Debía resultar agobiante vivir en esos tiempos y ser seguidor de los musicales de la Metro. En 1951 Royal Wedding, más tarde, Singin’ in the Rain en 1952. Llega 1953 y estrenan The Band Wagon y cuando no te has recuperado de la impresión, Brigadoon.

Para que no haya malentendidos en el orden cronológico, el nombre español Melodías de Broadway 1955 está doblemente equivocado. Ni forma parte de la serie Broadway Melody (1929, 1938, 1940) ni hubo intención de que así fuera como en el caso de Broadway Rhythm (1944) y evidentemente, es del año 1953. Imagino que 1955 es la fecha en la que la proyectaron aquí. Lástima que ni una pizca de todo el talento acumulado en cada fotograma salpicara al encargado de poner el título en nuestro querido país.

5 / 5 MOVIECRAZY
{{ reviewsOverall }} / 5 Lectores (0 votos)
Dirección
Guión
Actores
Vuestras puntuaciones Entra y puntúa
Ordenar:

Sé el primero en puntuar.

User Avatar User Avatar
Verified
/ 5

Ver todas las puntuaciones
{{ pageNumber+1 }}
1 Comentario

1
Escribe tu comentario

avatar
1 Hilos en los comentarios
0 Comentarios respondidos
0 Seguidores
 
Comentario viral
Hilo más comentado
newest oldest most voted
Betty
Miembr@

Fantástica película.

Críticas

‘El guateque’ (1968): Hrundi V. Bakshi, arma de destrucción masiva

El Gran Leblogski

Publicado

Moviecrazy - El guateque (The Party)

El poder destructivo de Jacques Clouseau no conoce límites, pero Hrundi V. Bakshi no se queda muy lejos. Estrenada en 1968, The Party es, probablemente, la comedia más divertida de los años sesenta. En la única ocasión en la que el tándem Blake Edwards-Peter Sellers no hizo un ménage-à-trois con el felino rosa, crearon una obra inolvidable y desternillante, improvisada y fabulosa.

Ambos eran fanáticos del slapstick y de la pareja formada por Stan Laurel y Oliver Hardy y se nota. No es necesaria una gran historia, ni una gran planificación, ni grandes medios económicos ni, si me apuran, un gran guión para conseguir una película casi perfecta. Ahora bien, no sirve de nada intentarlo en casa; el ingrediente secreto es uno que, por mucho que lo intentemos, difícilmente podremos comprar en ningún sitio: talento, mucho talento.

Podría enumerar docenas de momentos hilarantes, pero no tendría sentido alguno. Este caso es uno de los que proporciona pleno sentido a la frase “escribir de cine es como bailar de escultura“. Hay que verlos y, por favor, en rigurosa versión original. Hrundi no sería Hrundi de otro modo.

Moviecrazy - Steven Franken - The Party

Steven Franken y la diadema de pollo

Mención especial merece el actor Steven Franken. Si Peter Sellers no hubiera estado tan brillante, probablemente el super beodo camarero Levinson sería el personaje más recordado de esta fantástica película.

5 / 5 MOVIECRAZY
{{ reviewsOverall }} / 5 Lectores (0 votos)
Dirección
Guión
Actores
Vuestras puntuaciones Entra y puntúa
Ordenar:

Sé el primero en puntuar.

User Avatar User Avatar
Verified
/ 5

Ver todas las puntuaciones
{{ pageNumber+1 }}
Continuar leyendo

Críticas

La fiera de mi niña, una comedia muy extravagante

La película de Hawks entremezcla confusiones, espontaneidad, superposición de diálogos y un ritmo frenético que el director resuelve con gran soltura, logrando así una comedia tremendamente imperfecta, absurda e incoherente que la convierte en la película clásica perfecta.

Natalia

Publicado

Critica La fiera de mi nina - Bringing Up Baby

Cuando hablamos de comedia en la actualidad nos vienen a la cabeza una cantidad de películas inimaginables y cualquier espectador es capaz de destacar un título que le llame la atención. Por mi parte lo tengo claro: La fiera de mi niña (Bringing up Baby, 1938) siempre se posiciona como una de mis comedias preferidas.

Howard Hawks (1896-1977), fue uno de los directores más creativos y brillantes del cine clásico, no solo por su capacidad de interpretar distintos géneros cinematográficos –western, cine negro, bélico, entre otros– de manera muy personal, sino porque también fue capaz de llevar a la cumbre la comedia screwball.

Ahora bien, ¿cómo surge este tipo de comedia?

La llegada del cine sonoro -entre otras cosas- propició el desarrollo del género cómico a lo largo de los años treinta. Esta, tomó distintos elementos de la comedia slapstick reinventándolos y dando lugar a un nuevos subgéneros.

Este nuevo tipo de comedia se consolidó con la película Sucedió una noche (It Happened One Night, 1934) donde Frank Capra (1897-1991) madura todos los recursos y logra una fusión perfecta que da lugar a una nueva comedia que rompe con el pesimismo de las comedias anteriores. Por otro lado, también ayuda a sobrellevar el ambiente de la Gran Depresión que se gestaba en esos momentos.

La fiera de mi nina - Poster original

Cartel original de ‘La fiera de mi niña’ (Bringing Up Baby)

La fiera de mi niña caracteriza este subgénero cómico por completo; se muestran diálogos rápidos, escenas de humor, una clara puesta en escena y la famosa guerra de sexos, donde el hombre es humillado como recurso cómico habitual. Recordemos la escena donde Cary Grant aparece vestido con una bata de mujer, travestismo que por cierto se repite posteriormente en La Novia era él (I Was a Male War Bride1949).

Cary Grant, Katharine Hepburn y Mary Robson

Cary Grant, Katharine Hepburn y Mary Robson

La manera en la que los personajes están perfectamente definidos era otra de las capacidades del director. Quién iba a decir que le cogiésemos tanto cariño a esa Susan Vance (Katharine Hepburn) capaz de terminar con la paciencia de cualquier persona o al pobre David Huxley (Cary Grant), paleontólogo y hombre sumiso con el que empatizamos y que en muchas de las ocasiones sufrimos como él los enredos y calvarios a los que era sometido.

La comicidad de la película también reside en lo poco cuerdos que parecen estar todos sus protagonistas

Ejemplo de todo ello lo apreciamos en el robo de la ropa mientras se ducha, en la partida en el campo de golf donde le abolla el coche o en el cuidado del famoso leopardo llamado “Baby”.

Ambos personajes están unidos mutuamente por las peripecias que les acontecen a la vez que el espectador también es cómplice de como Huxley es seducido poco a poco por Vance, un personaje incómodo y travieso que revoluciona toda su vida.

Cary Grant y Katharine Hepburn en La fiera de mi nina

David Huxley y Susan Vance

No obstante, la comicidad de la película también reside en lo poco cuerdos que parecen estar todos sus protagonistas. Además, Hawks es capaz de invertir los roles, hace protagonista a una mujer impulsiva, caprichosa y alocada que lleva las riendas durante toda la trama frente a un Cary Grant opacado por su presencia y relegado a un personaje tímido y fácilmente manejable.

Todo ello, entremezclado con las confusiones, la espontaneidad, la superposición de los diálogos, las caídas y un ritmo frenético que el director resuelve con gran soltura, logrando así una comedia tremendamente imperfecta, absurda e incoherente que precisamente por ello logra -para mí-  la película clásica perfecta.

En definitiva, La fiera de mi niña es uno de esos films que todo el mundo tiene que disfrutar al menos una vez en la vida, se sea cinéfilo empedernido o no. Una comedia clásica que perdura en el tiempo y que se convierte en una referencia y precedente de muchas de las comedias que se elaborarían tiempo después.

5 / 5 MOVIECRAZY
{{ reviewsOverall }} / 5 Lectores (3 votos)
Dirección
Guión
Actores
Vuestras puntuaciones Entra y puntúa
Ordenar:

Sé el primero en puntuar.

User Avatar User Avatar
Verified
/ 5

Ver todas las puntuaciones
{{ pageNumber+1 }}
Continuar leyendo

Trending

PÁGINA EN PRUEBAS - 2018 Moviecrazy - Sitio sin ánimo de lucro y libre de publicidad. Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños o autores. Privacidad - Cookies