Si a finales de los años 80 alguien me hubiera dicho que Alec Baldwin se convertiría en uno de mis actores más queridos es más que probable que hubiera contestado con un buen Get the fuck outta here. Discúlpenme, pero en aquella época uno estaba más que ocupado descubriendo cine clásico y devorando cada nuevo film de los Hermanos Coen, Spike Lee, Scorsese, Tim Burton, etc. como para perder el tiempo con las películas de Alec Baldwin.

De hecho, en su momento me incomodó bastante su intervención en Glengarry Glen Ross. Sea como sea, mucho tiempo ha pasado y he aprendido a valorar su faceta de actor (vale, no es Laurence Olivier, pero…) y también a admirarle como persona.

En el vídeo le podemos ver imitando a Robert De Niro y a Al Pacino en, como dice él, tres de sus etapas. Gran tipo.